Dialogo I (en Ginebra). Israel y Palestina, derecho a ser Estados?

Lago Leman

Lago Leman

Paseando por Ginebra me encontré al Conde de Buffon (ya saben que arrastra el peso de los treinta y seis volúmenes de su Historia Natural) al que saludé efusivamente. !Tanto hacía que no lo había visto!  Iba junto a un palestino y un judío, muy interesados en sus temas, especialmente sobre el número Π de su ingenioso juego conocido como la aguja de Buffon. Decidimos sentarnos en la terraza de un café cerca del Leman. ¡Ah que paz! La visión del agua tranquila proporciona humores agradables.

Ninguno de los cuatro pidió lo mismo. ¡Hay que ver la diversidad humana! Monsieur Leclerc solicitó una cerveza, monsieur Levi un café, monsieur Azag un te a la menta y yo un agua mineral gaseada. Lo sirvieron todo con unos bombones de chocolate, uno para cada uno.

La conversación fue amena y versó sobre infusiones y plantas benefactoras respecto de las cuales el Conde de Buffon, gran experto, nos informó demasiado bien.

Dando vueltas mi cabeza a ciertos pensamientos, interrumpí:

Voltaire: Perdón. ¿Monsieur Levi cree usted que Israel tiene derecho a ser Estado?
Monsieur Levi: No cabe duda, querido amigo, incluso lo han reconocido las Naciones Unidas
Voltaire: Monsieur Azag, ¿cree usted que también lo tiene Palestina?
Monsieur Azag:  ¿Lo duda usted, señor?
Voltaire: Solo le preguntaba su opinión, amigo
Monsieur Azag: Obviamente que sí, para ello se está luchando
Voltaire:  ¿Y usted, amigo Buffon, qué me dice?
Buffon: Es un derecho que todo el mundo reconoce, monsieur, tanto a Israel como a Palestina, no puedo negarlo yo tampoco.
Voltaire:  ¿Qué me dicen entonces de Cataluña, inquirí, tiene el mismo derecho?

Un silencio repentino invadió la conversación. ¿Habría introducido la duda? ¿Necesitaban pensar lo que tan rápida y positivamente afirmaban para los supuestos planteados? Pedimos la cuenta. La pagué. Me saludaron cortesmente y se retiraron confusos y meditativos. Abrí el blog y describí la escena.

Monsieur de Voltaire

Nota del autor: La aguja de Buffon consiste en el juego de probabilidad geométrica planteado por aquel de lanzar una aguja sobre un papel en el que se han trazado rectas paralelas distanciadas entre sí de manera uniforme. Se puede demostrar que si la distancia entre las rectas es igual a la longitud de la aguja, la probabilidad de que la aguja cruce alguna de las líneas es 2 / Π, de manera que Π =  2 N/A, siendo N el número total de intentos y A el número de veces que la aguja ha cruzado alguna línea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s